ANTONIO HERNANDEZ
 
 
       
 
 
 
 
 
 Águilas y su historia: Águilas y los ingleses
  En la última década del siglo XVIII se apreció en Águilas un incremento del tráfico comercial a través de su puerto, siendo a finales del siglo XIX cuando las compañías inglesas centrarán su atención en las potencialidades comerciales de su puerto para la exportación de esparto y mineral a gran escala. El establecimiento de una colonia británica permanente impregnaría al pueblo y a sus pobladores de una especial idiosincrasia.

Águilas y el esparto
          El esparto había sido desde tiempos inmemorables una fuente de riqueza casi inagotable en todo el Sur y Levante de España. El esparto se convirtió el siglo XVIII y XIX, junto con el plomo, en una de las mercancías más importantes de exportación a Francia e Inglaterra para la manufactura de fibra y la fabricación de papel. Las fábricas de papel inglesas y escocesas iniciaron entre 1830 y 1850 una auténtica expansión comercial en el Sureste de España y Norte de África en busca de la materia prima. Águilas y la minería
          Durante la ocupación napoleónica (1796-1808), las compañías francesas y belgas tuvieron la total exclusividad para explotar las minas del territorio español. Pero la Guerra de la Independencia (1808-1812) permitirá la llegada de otras compañías extranjeras, principalmente inglesas, alemanas y danesas. En el año 1825 se promulgó el primer código minero recogido en la ley del 4 de Julio de 1825, conocida como ley de El Huyar, que liberalizaba la explotación minera, autorizando por un lado la adquisición de pequeñas propiedades para su explotación, y permitiendo por otro, la exportación y comercialización por parte de establecimientos extranjeros. Águilas y el ferrocarril
          La inversión británica llegó a España a mediados del siglo XIX como respuesta a la incapacidad de la siderurgia vasca para afrontar la construcción del ferrocarril como complemento para su explotación, lo que facilitaría más tarde el desarrollo de la minería del hierro. Al mismo tiempo, se estaban instalando en el Norte de España varias compañías siderúrgicas inglesas: la Orconera Iron Co Ltd., la Bilbao Iron Ore Co Ltd., Luchana Mining Co y  Parcochea Iron Co, en competencia con la Societé Franco-Belga des mines de Somorrostro. Águilas y sus residentes
          El incremento del comercio del esparto y minerales que se desarrollaba en los dos puertos naturales de Águilas, el de Poniente y el de Levante, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, motivó que los diferentes países con intereses económicos en la zona, principalmente Francia y Reino Unido, establecieran sus oficinas consulares a lo largo de toda la costa del Sur y Sureste de España.
 
Copyright @ 2012 Antonio Hernandez Inicio | Mis Publicaciones | Sobre Ragtime | Proyectos y Talleres | Sobre Mi | Contacto | Aviso Legal | Política de Privacidad